Iglesia Santo Domingo

Iglesia de una nave construía en piedra en el año 1755. De estilo clásico “Manierista”, dos pilastras enmarcan el acceso. Su Campanario de estilo “ecléctico”, fue construido en la segunda mitad del siglo XIX. Además, es importante destacar un artístico lavamanos de piedra, ubicado en el patio de ingreso a la gruta de Lourdes, obra que según eruditos es el monumento más antiguo de La Serena.

Posee una plaza rectangular, con árboles y una pileta central, remarcada por estatuas de mármol que representan las cuatro estaciones del año. Data del siglo XVII, y ha sufrido transformaciones en los años 1860 y 1950.

Es la cuarta iglesia de piedra construida en La Serena, entre los siglos XVII y XVIII. Los materiales fueron traídos de las canteras de piedra caliza de Alto Peñuelas y las maderas de los lugares más lejanos. Se cree que esta iglesia actual, iniciada el año 1755, usó materiales de piedra de la primitiva iglesia; pues, en la muralla sur, se encuentra grabada una piedra con el año 1673. Era superior de la casa en ese tiempo Fr. Manuel Carvajal, quien estuvo asignado aquí durante 15 años. La Serena era sólo un villorrio, con una extensión de 8 cuadras de norte a sur; sus construcciones eran de paja y barro; la ciudad estaba protegida con una muralla de adobes por el sur. La casa de los religiosos era la misma construcción que las demás; tenía varios patios y una huerta de árboles.
iglesia santo domingo la serena
La construcción de la iglesia demoró muchos años debido a la falta de medios económicos. Sin embrago, al ser nombrado superior de la casa el Padre Fr. Domingo Meneses, que estaba emparentado con familias serenenses, logró continuar los trabajos y terminar la nueva iglesia. Por esta razón, tuvo la gloria de inaugurarla el año 1775, con mucha solemnidad y la asistencia de todas las autoridades de la ciudad y la presencia del P. Provincial de la Orden en Chile, Fr. José Peñailillo.

La iglesia tenía una sola torre, que fue demolida el año 1850. Era de una nave de 45 m. de largo por 9 m. de ancho, con un hermoso artesonado de madera. En el altar principal está la imagen de madera de santos S. Francisco y S. Domingo. Hay otras imágenes de santos de la Orden Dominicana, como S. Vicente Férrer, S. Martín de Porres, S. Rosa de Lima y S. Catalina de Siena.

Destaca su fachada de piedra, limpia y hermosa, con una gran puerta de cedro. En la parte superior hay una imagen de la Virgen del Rosario. La torre fue construida en este siglo por padres belgas, distinta del estilo colonial del templo.

En la antigua sacristía había un artístico conjunto de piedra, que tenía por objeto la ubicación de un lavamanos de piedra, para uso de los ministros del altar. Al construirse la nueva sacristía, este conjunto fue ubicado a la entrada de la Gruta de Lourdes. Según los entidades, se cree que es el monumento más antiguo de la ciudad.

La iglesia fue restaurada en 1960 por el arquitecto Eduardo Arancibia y el ingeniero Alfonso Díaz Ossa, quienes le dieron el auténtico estilo colonial perdido. El maestro piedrero fue Luís Núñez.

Entre las curiosidades de la iglesia están sus dos confesionarios de piedra, el tabernáculo del santísimo y los sillares del altar, también de piedra.

Mapa de Ubicación

Abrir en Google Maps